lunes, 1 de septiembre de 2014

igres y Rayados una serie de medidas con las que buscan reducir la violencia alrededor del futbol

El Gobierno estatal acordó hoy con directivos de la Liga MX, Tigres y Rayados una serie de medidas con las que buscan reducir la violencia alrededor del futbol, pero no se incluye la desintegración de las barras.

En conferencia de prensa, el Secretario General de Gobierno, Manuel González, anunció que que lo que no estará permitido son las marchas y caravanas hacia los estadios, y la asistencia de cualquier barra visitante.

Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, sostuvo que es posible mantener estos grupos de manera ordenada.

"Pueden operar de manera correcta y funcional", expresó.

El directivo dijo que se iniciará una depuración de las barras locales, y para ello se acordó que los equipos entreguen sus bases de datos al Estado.

Otras de las medidas anunciadas consiste en convocar a la moderación de los medios de comunicación para que se evite propiciar violencia, así como la difusión de mantas o cualquier publicación en redes sociales de expresiones que generen violencia.

"Lo qué queremos es disuadir la posibilidad de la violencia", expuso el Secretario.

A la reunión asistieron por Tigres el presidente, Miguel Ángel Garza; y Alberto Palomino, director de Operaciones de Sinergia Deportiva; mientras que por Rayados acudió José González Ornelas, presidente del Consejo de Administración.